Las flores liofilizadas, conocidas como plantas preservadas, cobran cada vez mayor protagonismo en todo lo que a decoración con artículos naturales se refiere, en parte gracias a la variedad de especies que pueden encontrarse, pero sobre todo por la durabilidad que representan, teniendo siempre una apariencia fresca y muy natural sin necesitar ningún tipo de cuidado.

Para alcanzar este resultado, es necesario que las flores y plantas en general pasen por un proceso conocido como liofilización, este tiene como finalidad eliminar todo el líquido que tengan, pero sin maltratarlas, se trata de una técnica delicada que requiere mucho cuidado al momento de realizarla.

En la actualidad, las flores liofilizadas son muy populares dentro del mercado. En primer lugar, resulta una inversión bastante llamativa ya que siempre se mantendrán en las mejores condiciones, como si estuviesen recién cortadas, aún con el paso del tiempo.

información sobre las plantas preservadas

También son muy utilizadas como muestra de afecto o felicitación. Para estas ocasiones especiales se estila enviar una rosa o cualquier tipo de flor envuelta en un paquete especial, aparte de ser un detalle elegante, siempre resultará una opción segura, en especial para las mujeres.

¿Qué son las plantas liofilizadas?

Las plantas liofilizadas son vegetales que han pasado por un proceso de congelación y posterior extracción de toda el agua de su composición a través de la sublimación. Esto, junto con el uso de tintes naturales y sílices les permite conservar su aspecto natural sin que requiera líquido o luz para mantenerse, incluso por años.

En la actualidad, para alcanzar este resultado existen distintos tipos de maquinarias, así como componentes para llevar a cabo esta técnica en menor tiempo, pero con mejores resultados, la mayoría utiliza productos biodegradables que no causan daños al medio ambiente, es decir, la idea es mantener la naturalidad lo más que se pueda.

Durante este proceso de liofilización, la savia de las plantas es reemplazada por soluciones líquidas compuestas entre otros productos por glicerina, de este modo garantizan su color, belleza y aspecto completamente natural.

¿qué son las plantas liofilizadas?

Es importante destacar que la mayoría de las plantas que han sido liofilizadas fueron cortadas en el momento de su máxima madurez, quiere decir que han alcanzado su más alto nivel de belleza. Aunque, también hay otras variedades, en especial en las flores, donde se cortan en la etapa de botón, cuando están aún cerradas.

¿Cuánto duran las flores liofilizadas?

No en vano son conocidas como flores inmortales, esto se debe a la extensa duración que alcanzan a tener, es como si de plantas artificiales liofilizadas se tratase, pero con la diferencia de que en este caso mantienen sus colores y una apariencia siempre fresca.

La preservación de las flores y plantas liofilizadas depende de factores como la humedad, el sol o la manipulación que tengan. A pesar de que no requieren cuidados directos como regarlas o ponerles abono, se recomienda mantenerlas en lugares donde no les dé la luz solar de forma directa, ni mucho menos que tengan contacto con el agua, ya que podría producir efectos adversos sobre el proceso.

Para que se mantengan siempre como el primer día, es recomendable retirarles el exceso de polvo que tengan con la ayuda de un secador de pelo a temperatura fría y a una distancia prudencial, de modo que los pétalos no sufran maltrato, puede hacerse con la ayuda de algún trapito o toalla de textura suave.

bonsai liofilizado en flor

El tiempo qué duran las flores liofilizadas depende en gran parte del tipo de planta y el ambiente donde se mantenga, cuando se tienen en lugares cercanos al mar o con altos índices de humedad, la vida útil de éstas tiende a descender. Algunas sufren pérdida de color paulatinamente, mientras que otras se tornan un poco oscuras. Respecto a la forma, pueden volverse más pequeñas que su tamaño inicial o ir tomando una ligera curva, como si se estuviesen doblando.

Tipos de flores liofilizadas

De acuerdo con algunos datos, se calcula que las primeras especies en ser liofilizadas surgieron alrededor de la década de los 70. Aunque las flores siempre han sido las más solicitadas, en especial las rosas, en la actualidad hay todo un abanico para elegir.

Tal ha sido la popularidad que este tipo de plantas han ido adquiriendo, que aparte de utilizarse para la decoración de interiores, también se emplean en ocasiones especiales y celebraciones como en los ramos o tocados que las novias llevan ese día tan especial, de este modo tienen la opción de guardarlos por el tiempo que quieran y lo mejor de todo es que siempre van a lucir como si estuviesen recién cortadas.

tipos de liofilización

Aparte de las flores, existen otras especies liofilizadas como árboles pequeños y plantas que se utilizan como musgos y rellenos de una gran variedad de arreglos en la decoración natural. Entre las principales destacan:

Flores

  • Rosas preservadas con o sin tallos.
  • Orquídeas.
  • Crisantemos.
  • Nardos.
  • Hortensias.
  • Claveles.
  • Calas.
  • Gardenias.

Árboles pequeños

  • Bonsáis de diferentes tipos.
  • Palmeras.
  • Wide Parvifolia.
  • Thuja.
  • Olmo chino.
  • Hedera.

Plantas

  • Aralia.
  • Eucalipto.
  • Helecho.
  • Lavanda.
  • Álamo.
  • Amaranto.

Es importante destacar que, aunque las opciones en cuanto a especies aumenta con el tiempo, las flores siempre serán las que mejores resultados ofrezcan en cuanto a durabilidad, calidad y sobre todo belleza, no en vano son las más populares a nivel mundial, tanto en las floristerías como a través del mercado online.

Flor preservada o liofilizada

Algunas personas tienden a confundir los términos de flor preservadas con liofilizada, a pesar de que en ambos casos se busca mantenerla por el mayor tiempo posible, la realidad es que son distintas por los procesos que reciben.

En primer lugar, las especies liofilizadas son biodegradables, ligeras y de color natural, es decir, básicamente como la flor natural. Luego de un tiempo puede que empiecen a perder su color natural, pero esto será un proceso lento.

cuánto duran las flores preservadas

Mientras que las preservadas tienden a ser mucho suaves al tacto y no se rompen, pareciéndose a las plantas artificiales, ya que reciben un tratamiento de color intenso que se destiñe un poco más rápido, aunque de igual forma tienen una larga duración.

En ambos casos, ninguna requiere de un cuidado especial que esté relacionado con agua o energía a través de la luz. Por el contrario, una de las principales recomendaciones para su cuidado, es evitar que tengan contacto con cualquier tipo de líquido.

Precio de una flor preservada

Cuando se tenga en mente comprar este tipo de flores, hay algunos detalles que deben considerarse como el tipo de planta preservada y el tamaño, que mientras mayor sea, igual será su precio. Las rosas, aparte de ser las más populares, cuestan menos, en Internet es posible encontrar un pequeño ramillete de por un precio que ronda los veinte euros, también está la opción de comprar una sola rosa o un estuche con distintas cantidades.

Ahora, si lo que se busca es un centro de flores que sirva como decoración dentro de un espacio o incluso como ramillete de novia, implicaría la combinación de dos o más especies de flores preservadas, por lo tanto, su precio aumenta. En este caso se ubica entre los 30 y hasta 180 euros, todo dependerá del tamaño y algunos detalles extra, como por ejemplo la cantidad de relleno o follaje.

Los ramos de novia suelen ser los más caros del mercado, esto por la selecta combinación de especies que se realiza, algunas de ellas muy exclusivas, como el caso de las orquídeas que suelen tener un precio elevado en comparación con otras.